Una chica acude a una cita a ciegas de Helena S. Paige

Divinas palabras de Ramón Ma. D

Conocer hombres en la red es un juego arriesgado, pero tú has hecho los deberes y te has quedado con tres candidatos misteriosos de distintas partes del mundo. Ahora ya sólo tienes que conocerlos. ¿Te irás a Ámsterdam para ponerte manos a la obra con un escultor bohemio? ¿O te seduce más la idea de vivir una aventura en Nueva York acompañada de un heroico bombero? Y también está ese guapísimo conde italiano que te escribe poéticos piropos desde su palazzo de Venecia.

Una chica asiste a una boda de Helena S. Paige

Una chica asiste a una boda de Helena S. Paige

Tu mejor amiga va a casarse y te ha elegido como dama de honor. Una pena que tu vestido no te guste, pero después de todo tú no eres la protagonista. ¿O sí lo eres? El gran día se acerca y se abren nuevas posibilidades. Tal vez termines divirtiéndote bastante en esta boda. • El mejor amigo del novio te atrae hace muchos años, pero jamás te has atrevido a acercarte a él. ¿Lo harás esta noche? • O tal vez el disc-jockey, con sus tatuados bíceps, te convenza para que hagas un dúo con él…

Una chica entra en un bar de Helena S. Paige

Todo empieza cuando tu mejoor amiga cancela una cita contigo en el último momento y te encuentras sola, en un bar exclusivo, vestida para matar ¿Qué vas a hacer ahora? ¿Pasarás la noche bebiendo tequila con una estrella de rock? ¿O te atraerá más ese encantador hombre de negocios? ¿Quizás prefieras charlar con el escultural barmn de cara angelical? ¿O aceptar la invitación del guardaespaldas del célebre músico, que se ofrece a llevarte a tu casa en el coche de su caprichoso jefe?