Tag Archives: Saga Jeeves

Gracias, Jeeves de P. G. Wodehouse

Bertie Wooster es invitado a abandonar su domicilio por el administrador de su piso, ya que ninguno de sus vecinos puede aguantar ni un minuto más su horrible manera de tocar el banjo. Tampoco su fiel criado Jeeves que decide dejar de prestarle sus servicios, ya que su señor no parece dispuesto a abandonar tan torturante afición. Su amigo Chuffy / Lord Chuffnell le ofrece una residencia de su propiedad que acepta encantado. De visita, en el domicilio de su amigo

Jeeves y el espíritu feudal de P. G. Wodehouse

Cuando Bertie Wooster va a pasar unos días con su tía Dahlia en Brinkley Court y se encuentra de súbito prometido a la imperiosa Lady Florence Craye, la amenaza del desastre se cierne sobre todo y todos. Y mientras Florence se dedica a cultivar el espíritu de Bertie, su anterior novio, el fornido ex policía «Stilton» Cheese wright, amenaza con reducir su cuerpo a papilla y el nuevo admirador de Florence, el quejicoso poeta Percy Gornnge, trata de sablearle mil libras

Llamen a Jeeves de P. G. Wodehouse

Autor: P. G. Wodehouse. Año: 1953. Categoría: Humor. Formato: PDF + EPUB. Este libro forma parte de la Saga Jeeves 5. Sinopsis: La única historia de Jeeves en la que Bertie Wooster no hace ninguna aparición, implica a Jeeves en una comisión de servicios de mayordomo y factótum general para William Egerton Bamfylde Ossingham Belfry, noveno conde de Rowcester. A pesar de su… Read More »

De acuerdo, Jeeves de P. G. Wodehouse

Gussie Fink- ottle se siente mucho más cómodo con las salamandras que con los hombres. El tímido joven las colecciona, se deleita contemplándolas, las estudia y hasta elabora complejas teorías sobre ellas. Se podría decir que sus conocimientos sobre los animalitos son tan vastos como su ignorancia sobre las mujeres.

El código de los Wooster de P. G. Wodehouse

La creación más querida de P. G. Wodehouse es, con diferencia, el tándem del amo y el sirviente formado por el afable y bobalicón Bertie Wooster y Jeeves, su ayuda de cámara y protector. Este insólito dúo es tan famoso como Holmes y Watson, don Quijote y Sancho Panza, o Tracy y Hepburn, pero tiene un encanto especial e inim itable. En ¡Gracias, Jeeves! Bertie Wooster se siente muy disgustado. Los vecinos se han quejado de su práctica persistente con el banjo y decide instalarse en el campo

El inimitable Jeeves de P. G. Wodehouse

El enamoradizo Bingo Little, amigo de Bertie, ha hecho una vez más honor a su fama. Esta vez el objeto de sus desvelos es Mabel, camarera en un restaurante de poca fama. Y como suele suceder con Bingo, la pasión le invade, le tortura, y sus sufrimientos amorosos sólo pueden resolverse mediante el matrimonio… o el suicidio. ¿Y por qué no el primero, se preguntará el lector, puesto que es menos irrevocable que la muerte?