El amor huele a café de ieves García Bautista

Sacado de Amaon.es: El amor es como el buen café: ardiente, poderoso, puro, amargo y dulce. Para apreciarlo hay que acostumbrarse a él sorbo a sorbo y solo se disfruta plenamente después de descubrir hasta sus más pequeños matices. Una pequeña cafetería y una gitana de inquietantes ojos verdes escoltan las historias de una estudiante universitaria inadaptada, dos profesionales en la treintena obsesionadas por el éxito personal y un jubilado torturado por la pérdida que aún tienen mucho que descubrir

El amor sabe a chocolate de ieves García Bautista

¿Qué no consigue el chocolate? En un invierno muy frío, entre la rutina y los cambios, la esperanza y el desencanto, el chocolate es refugio y alivio; a veces dulce, otras amargo, pero siempre intenso, cálido y oscuro. Adela, una reputada psicóloga, trata de sobrevivir al peso del recuerdo de su madre y sus propias obsesiones. Raquel, soltera y desempleada, busca encauzar el rumbo de su vida, pero ha perdido la dirección. Helia regresa a casa después de pasar una temporada en Londres con su novio. Y a ellas las acompañan Chantal, Ana, Sebastián y éstor