La tumba perdida de acho Ares

Hay tumbas que no desean ser descubiertas 1922. El arqueólogo Howard Carter está en la cumbre de su carrera tras haber revelado al mundo el hallazgo más importante sobre el Antiguo Egipto: la tumba de Tutankhamón, el faraón niño. Sin embargo, su instinto, guiado por la inscripción de una lasca de piedra caliza, le dice que el Valle de los Reyes esconde otro sepulcro importante: un lugar que se selló con sangre y que, tal vez, no debería ser profanado

El sueño de los Faraones de acho Ares

Egipto, s. XIX. El descubrimiento de un importante escondite de momias reales en Deir el-Bahari esconde un misterio que se remonta a muchos siglos atrás… adie debe profanar el sueño de los faraones…El egiptólogo Émile Brugsch intenta averiguar la procedencia de algunos objetos valiosos que han aparecido en las tiendas d e antigüedades de Luxor. Su instinto le dice que, detrás de esos objetos que se venden como recuerdos a los turistas, subyace una tupida red de traficantes que actúa sin el menor escrúpulo amparada por unas autoridades locales corruptas

El retrato de acho Ares

Madrid, 1585. España vive años convulsos ante la inminente campaña de la Armada Invencible contra los ingleses. Éstos, conocedores del peligro, envían a la cNorte española a un nuevo agente, Christopher Marlowe, dramaturgo en ciernes y joven de carácter pendenciero y aguerrido, quien tras adquirir una nueva personalidad entr a en contacto con el taller del pintor don Alonso de Coloma, cuya sobrina, Lorena, es una destacada retratista de la cNorte de Felipe II