Sinuhé, el egipcio de Mika Waltari

En el ocaso de su vida, el protagonista de este relato confiesa: “porque yo, Sinuhé, soy un hombre y, como tal, he vivido en todos los que han existido antes que yo y viviré en todos los que existan después de mí. Viviré en las risas y en las lágrimas de los hombres, en sus pesares y temores, en su bondad y en su maldad, en su debilidad y en su fuerza”.