Un viejo que leía Novelas de amor de Luis Sepúlveda

Un viejo que leía Novelas de amor de Luis Sepúlveda

Antonio José Bolívar Proaño vive en El Idilio, un pueblo remoto en la región amazónica de los indios shuar (mal llamados jíbaros), y con ellos aprendió a conocer la Selva y sus leyes, a respetar a los animales y los indígenas que la pueblan, pero también a cazar el temible tigrillo como ningún blanco jamás pudo hacerlo. Un buen día decidió leer con pasión las Novelas de amor -«del verdadero, del que hace sufrir»- que dos veces al año le lleva el dentista Rubicundo Loachamín para distraer las solitarias noches ecuatoriales de su incipiente vejez

ombre de Torero de Luis Sepúlveda

ombre de torero: En los años del nazismo, desaparecen de la prisión de Spandau unas valiosísimas monedas de oro. Casi cincuenta años después, caído el Muro de Berlín, dos oscuros y poderosos personajes contratan, cada uno por su lado, a dos «antiguos combatientes»: Juan Belmonte –un nombre de torero– y Frank Galinsky. Ambos deben partir en busca de un botín robado que nadie se atreve a reclamar de manera oficial. ¿Llegarán a enfrentarse Belmonte y Galinsky? ¿Existe realmente ese botín?

Mundo del fin del mundo de Luis Sepúlveda

Un adolescente, enardecido por la lectura de Moby Dick , aprovecha las vacaciones de verano para embarcarse, en los confines australes de América, allí donde se termina el mundo, en un ballenero que por primera vez le llevará por esos mares donde todavía navegan legendarios héroes de verdad y de mentira. Muchos años después , el joven chileno, ya convertido en adulto y residente en el otro extremo del planeta, periodista y miembro activo del movimiento Greenpeace

Historia de una gaviota y del gato que le enseñó a volar de Luis Sepúlveda

Luis Sepúlveda, a quien el público de lengua española ya conoce bien, tiene dos hijos muy jóvenes, a quienes llama «mis enanos» y a quienes prometió un día escribir una historia acerca de lo mal que gestionamos los humanos nuestro propio entorno, lesionando la naturaleza, que nos brinda tantos bienes, y de paso autolesionán donos sin piedad. Así nació Historia de una gaviota y del gato que le enseñó a volar, que cuenta las aventuras de Zorbas, un gato «grande, negro y gordo»