Me lo dices o me lo cuentas de Lucinda Gray

Piluca lleva toda la vida enamorada de Álex, el hermano de su amiga Mina, a pesar de que éste es un sinvergüenza adorable y un mujeriego sin remedio. La madre de Mina y la de Piluca son muy buenas amigas y tratan de emparejarla, pero ella sólo tiene ojos para Álex y sabe que él jamás se fijará en ella. Incapaz de soportarlo, se va de viaje a Las Palmas de Gran Canaria, donde nada más llegar se lo roban todo y se ve obligada a alojarse con unos ocupas muy particulares y a hacer trabajos de lo más variopintos para sobrevivir.

Inconfesable de Lucinda Gray

Rebeca nunca imaginó que en su loca aventura en uno de los burdeles más famosos de Londres acabaría perdiendo la virginidad con un hombre del que no puede recordar nada debido a que estaba un poco ebria, demasiado excitada y sin sus lentes. Decidida a descubrir la identidad de ese amante apasionado, emprende una investigación junto a su amiga Clare. Sin embargo, cada vez que la joven avanza, se ve obligada a esquivar las continuas interferencias del marqués de Aberry.

Siempre Libera de Lucinda Gray

Gades es la esclava del romano que asoló su ciudad, del hombre que asesinó a sus amigos, familiares y conocidos. Ella odia a su dueño, por eso intenta asesinarlo cuando éste regresa a casa convertido en Pretor, dando lugar a una guerra de voluntades que los arrastrará a una pasión que sobrevivirá a todo. Esta es la historia de un Pretor romano y una esclava hispana, de un odio y un amor. Destinados a amarse, condenados a enfrentarse.

Mándame al infierno pero bésame de Lucinda Gray

Si Mina pensaba que lo tenía todo controlado en su vida perfecta estaba equivocada, pues gracias a su impredecible hermano se llevará una sorpresa. Se verá obligada a hacerse cargo de una empresa que está a punto de irse al traste y tendrá que lidiar con un grupo de incontrolables camioneros comandados por un hombre al que todos apodan: Gato. Él es un hombre de actitud chulesca y provocadora, que para el asombro de Mina la traerá sexualmente de cabeza y la arrastrará a situaciones de lo más embarazosas, ridículas e incluso no muy lícitas