El guardián de los libros de Joseph M. Carr

A consecuencia del asesinato de todos los varones de su familia, la condesa Leonor de Monclerc se ve obligada a huir llevándose consigo un manuscrito sagrado muy antiguo y poderoso: El libro del Nombre Secreto de Dios. La noble dama lo ocultará en la abadía de Loc Dieu para evitar que caiga en poder de los hombres del rey de Francia. Pedro de Libreville, antiguo caballero templario, nombrado por el papa Juan XXII Guardián de los Libros Secretos, recibirá la orden de localizar la preciada obra.