Tag Archives: José María Zavala

Bastardos y borbones de José María Zavala

Con su habitual mezcla de amenidad y rigor, José María Zavala desvela la compleja red de hijos ilegítimos que los Borbones han traído al mundo desde los tiempos de Carlos IV hasta muy entrado el siglo XX. Así, sabremos que Fernando VII fue, casi con toda seguridad, hijo bastardo de la reina María Luisa y de su amante Manuel de Godoy. La «licenciosa» vida de la reina Isabel II no quedó desmerecida en absoluto por las correrías de su hijo Alfonso XII, padre de dos bastardos, fruto de su relación con la cantante de ópera Elena Sanz.

Infantas de José María Zavala

Son todas Borbones… pero tan distintas y deslumbrantes como las gemas orientales de un inmenso collar. ¿Sabía por qué a la segunda infanta de la dinastía, María Josefa Carmela de Borbón y Sajonia, se la motejó como”la de los huesos frágiles”? ¿Y la verdadera razón de que a la infanta Carlota Joaquina se la apodase”la intrigante”o a Luisa Carlota”la celestina”? ¿Conoce por qué la infanta Elvira desfila por estas páginas como”la fogosa”y a la infanta Cristina se la denomina sin tapujos”la equilibrista”?

Las últimas horas de José Antonio Zavala

«El estudio más completo sobre el proceso y la ejecución de José Antonio. Los documentos inéditos descubiertos por Zavala constituyen una aportación fundamental e indispensable para conocer las últimas horas de vida del líder de Falange» STANLEY G. PAYNE. A las diez horas del día 14 de marzo de 1936, José Antonio Primo de Rivera fue arrestado en Madrid, bajo la acusación de posesión ilícita de armas, e ingresó al día siguiente, de noche, en la antigua celda de Largo Caballero en la cárcel Modelo de la misma ciudad.

El secreto del rey de José María Zavala

Estoril, 1956. El príncipe Juan Carlos de Borbón vive un apasionado romance con Mafalda Cornaro, una joven que encarna el new look de Christian Dior. Pero un aciago día, el infante Alfonso de Borbón recibe un disparo mortal procedente de la pistola que empuña su hermano mayor, Juan Carlos, mientras juega con él en la residencia de los condes de Barcelona en el exilio. Para investigar el suceso, los gobiernos de Salazar y de Franco ponen en marcha la Operación Giralda.