María de Jorge Isaacs

Enmarcada por la esplendida geografía del Valle del Cauca, en épocas pasadas floreció la hacienda El Paraíso. Allí, rodeados por la bondad de sus padres y tíos, crecieron dos jovencitos de nombres Efraín y María, primos hermanos, quienes desde su más tierna infancia se hicieron inseparables compañeros de juego. Muy pronto, sin embargo, el camino de los dos primos se separa. Efraín, alcanzada la edad necesaria para emprender una sólida educación, fue enviado por sus padres a la ciudad de Bogotá, en donde tras seis años de esfuerzo, consiguió coronar sus estudios de bachillerato