Kraken acecha de John Wyndham

Kraken acecha de John Wyndham

Un día, la Humanidad despierta aterrada, bajo la amenaza de «algo» terrible y desconocido que acecha en las profundidades marinas. ¡El Kraken! ¡El Kraken despierta!… Los monstruos legendarios del folklore medieval parecen cobrar nueva vida y el Kraken, «mayor que una isla», diríase que vuelve por sus fueros. Pero la amenaza, pese a salir del mar, no es de este mundo. Su origen es interplanetario. Unos misteriosos seres, a los que el vulgo llama «el Kraken», han sentado sus reales en los abismos oceánicos, y desde ellos inician una guerra de conquista e invasión contra las tierras emergidas

Las crisálidas de John Wyndham

Las crisálidas de John Wyndham

En su infancia David Strorm vivía en el mundo de la imaginación, soñando con brillantes objetos voladores y coches que avanzan sin caballos. Al crecer se da cuenta de que goza de un poder excepcional: puede comunicarse mentalmente con otros niños. Sin embargo, el mundo real es opuesto al de su fantasía. Después de sufrir la devastación de una guerra nuclear, los seres humanos han cambiado mucho. Los efectos de una mutación genética han provocado que la sociedad imponga un código moral rígido y cruel

Los cuclillos de Midwich de John Wyndham

Los cuclillos de Midwich de John Wyndham

Durante veinticuatro horas, el apacible pueblecito de Midwich, perdido en la campiña inglesa, se ve inmerso en un hecho insólito: una invisible cúpula de fuerza lo aisla del resto del mundo, y todos sus habitantes pierden la noción de lo ocurrido en aquel lapso de tiempo. Pero esto será sólo el principio. Pasado el fenómeno, otro hecho no menos insólito viene a turbar. de nuevo la paz: todas las mujeres del pueblo descubren repentinamente que están encinta… y nueve meses más tarde dan a luz unos extraños niños de ojos dorados

Semillas del tiempo de John Wyndham

Semillas del tiempo de John Wyndham

“The Day of the Triffids” y sus sucesores dieron al lector alguna idea de la conmoción que las primeras fantasías de H. G. Wells causaron a una generación anterior a la nuestra. Ahora el autor nos da unas historietas cortas que explican en gran parte el éxito de Wyndham; pues su animada variedad demuestra que él nunca se cansó de experimentar. Escribe una sátira sobre la intolerancia racial en “La estúpida marciana”, se deja llevar por una fantasía salvaje en “Circulo compasivo” y a la tragedia brutal en “Supervivencia”