Tag Archives: Gloria V. Casañas

Y porã de Gloria V. Casañas

En Y pora, de Gloria V. Casañas, la sangre de cuatro pueblos tiñe de rojo las aguas de los grandes ríos. La Guerra de la Triple Alianza extiende un manto de tragedia sobre la cuenca del Plata y deja profundas huellas en el suelo guaraní. En ese temible escenario, por donde desfilan desde Bartolomé Mitre y Francisco Solano López hasta futuros presidentes, como Carlos Pellegrini, artistas desconocidos y un gaucho milagrero, como Antonio Gil, las vidas anónimas se vuelven protagonistas

La maestra de la laguna de Gloria V. Casañas

ARGENTINA, 1870. UNA JOVEN BOSTONIANA, valiente y avanzada a su tiempo, desembarca en Buenos Aires dispuesta a viajar a uno de los pueblos más remotos de la pampa argentina para alfabetizar a los niños del lugar. En un entorno áspero y sembrado de peligros, la maestra se enfrenta a los prejuicios y la injusticia social, a la crueldad de la guerra y al azote de las epidemias; al mismo tiempo que descubre el amor. Atrapada en un mundo donde las reglas se escriben con sangre y donde la injusticia se ceba en los más débiles

Por el sendero de las lágrimas de Gloria V. Casañas

Desde el Río de la Plata, a través del valle de Shenandoah en Virginia, y rumbo a las Montañas Humeantes de Carolina del Norte, dos seres destinados a vivir en la soledad del espíritu tomarán decisiones que los arrojarán al abismo de la tentación y, tal vez, de la salvación. Jim Morris, shamán del clan del Lobo entre los cherokee, parte de la Argentina, donde acaba de vengar la muerte de su padre, llevando con él la prueba de su hazaña como trofeo. En el mismo barco que lo regresa a su tierra se topa con Claramaría La Rochelle

Noche de luna larga de Gloria V. Casañas

Según una leyenda ancestral, la Noche de Luna Larga permite dejar atrás el pasado y renovar el presente. Claro que su magia exige renunciamientos que el corazón no siempre está dispuesto a conceder. David Malcolm regresa derrotado y casi ciego a su hogar en Massachusetts, en la avidad de 1891. Allí lo aguardan su amigo de la infancia, su perro y su padre, un anciano inflexible que nunca le demostró comprensión