Tag Archives: Colección la sonrisa vertical

La Venus de las pieles de Leopold von Sacher-Masoch

La Novela que revela las fantasías sexuales de Leopold von Sacher- Masoch, de cuyo apellido deriva el término «masoquismo». Desde el primer instante en que Severin ve a Wanda, cubierta por un abrigo de pieles, el joven queda fascinado por su belleza. Él le revela sus deseos sexuales más íntimos, por los cuales está dispuesto a ser su esclavo hasta las últimas consecuencias, y ella cederá a sus anhelos. Pronto la pasión se convertirá en obsesión y empezará un peligroso juego de dominación, placer y dolor

Roberte, esta noche de Pierre Klossowski

En La sonrisa vertical no podía faltar esta obra clásica de la literatura erótica contemporánea. Tras un largo rodeo y un camino incierto, aquí tenemos por fin Roberte, esta noche, para mayor gozo de los fieles lectores de esta colección. Pierre Klossowski, de origen polaco y nacionalizado francés, además de escritor de culto, admirado y reverenciado en todo el mundo, es también un pintor muy notable y algo inquietante, aunque menos conocido en esta faceta que su hermano, el pintor Balthus

Entre todas las mujeres de Isabel Franc

Una mujer de mediana edad, que vive en un mundo familiar y social sofocado por normas y convenciones estrictas, comprueba que ya no puede ocultarse a sí misma su “diferencia” de las demás mujeres heterosexuales. Así que por gente del Opus se deja arrastrar en la gratificante fantasía de reencarnar la niña que recibió los favores de la Virgen de Lourde

Los amores prohibidos de Leopoldo Azancot

Estos son «Los amores prohibidos» de un joven perseguido por la policía, por razones políticas, que encuentra refugio en el apartamento de una hermosa y extraña prostituta, quien, al descubrirle, en modo insospechado, placeres que él jamás pudo imaginar, trastornará sus más íntimos impulsos y cuestionará toda su vida. Leopoldo Azancot nos introduce hábilmente en la atmósfera enrarecido y obsesiva en la que, dadas las circunstancias, debe adentrarse el joven revolucionario

El hombre sentado en el pasillo de Marguerite Duras

El hombre sentado en el pasillo describe, con la aparente frialdad de quien observa algo que le sobrecoge. A su vez, el protagonista de El mal de la muerte, aquejado de la imposibilidad de amar, contrata por unas noches a una joven en cuyo cuerpo él espera aún encontrar esa vida que le va. Marguerite Duras alcanzó una rara perfección con estas dos obras, que ahora publicamos juntas

El mal de la muerte de Marguerite Duras

En la línea de El hombre sentado en el pasillo (La sonrisa vertical 34), la gran escritora francesa Marguerite Duras contempla en El mal de la muerte a un hombre aquejado de un mal terrible, devastador, que lo mata en vida : el de la impotencia de amar. Este hombre, en un intento desesperado de supervivencia, alquila por unas noches a una joven en cuyo cuerpo él espera aún encontrar, al menos por primera y última vez, esa vida que se le va, que se le ha ido ya? o que jamás tuvo

Grushenka de Anónimo

Grushenka, tres veces mujer está considerado, entre los aficionados a la literatura erótica, como uno de los libros más misteriosos de la historia del erotismo. Su origen constituye aún ahora un enigma para los estudiosos en la materia. o obstante, Grushenka se ha situado entre los clásicos del género. Muchos opinan que se trata de una auténtica Fanny Hill rusa. Su supuesto autor, un anónimo ruso, habría escrito, en la segunda mitad del siglo XVIII, esta biografía de una sierva rusa a partir de unos documentos hallados por él en los archivos del Departamento de Policía de Moscú

Cuentos eróticos de verano de AA.VV.

Aprieta el calor, sobra la ropa, ya se vislumbra la isla paradisiaca desde la ventana del avión, se alarga la siesta, la jungla espera, el cámping nudista empieza a llenarse, no hay colapsos en Internet ni colas en los cines… Todo se confabula para propiciar la aventura erótica del verano. ¿A qué audacias nocturnas puede entregarse una turista en una ciudad donde nadie la conoce? Cuando uno no es policía, ¿qué usos puede darle a unas esposas? Donde hay dos, ¿falta un tercero? ¿Por qué es tan excitantemente peligroso que su cumplan los más inconfesables deseos?

Justine o los infortunios de la virtud de Marqués de Sade

ada lo prueba, pero expertos en Sade como Maurice Heine en 1930 y Jean-Jacques Pauvert en 1986 aseguran que es verosímil, aunque no seguro, que terminara de escribir el primer borrador de Justine o Los infortunios de la virtud hacia finales de 1788. Entre esta versión y la que se imprimió en 1791 (esto sí, en cambio, se sabe con seguridad gracias a una carta del propio Sade a su mujer) hay diferencias notables, entre otras la de extensión

La filosofía en el tocador de Marqués de Sade

“Cuando las mujeres entraron en el prelado, encontraron en el lugar a un abad gordo de cuarenta y cinco años, de rostro repugnante y de corpulencia gigantesca; en un canapé, leía La filosofía en el tocador”, cuenta la heroína más famosa del Marqués de Sade, Justine, en la Novela homónima. Y es que La filosofía en el tocador, publicada en 1795, un año después de que su autor saliera de la cárcel -bajo la acusación de “moderantismo”- pasa por ser la opus sadicum por excelencia

La esposa del Dr. Thorne de Denzil Romero

La esposa del Dr. Thorne, manuelita Sáenz, hija de una acaudalada familia de españoles en el quito (ecuador) colonial, es un personaje libérrimo, sensual, que empieza su biografía erótica a los quince años con un oficial español. A partir de entonces, su vida va a convertirse en una aventurosa odisea amorosa, pues se permite vivir todas las situaciones pensables del amor y del sexo. Defensora de la libertad en todos sus aspectos, se adhiere a la causa de la liberación de los países andinos de la corona española y a la causa de la liberación de la mujer