Tag Archives: Almudena de Arteaga

Catalina de Aragón, Reina de Inglaterra de Almudena de Arteaga

Catalina de Aragón, la pequeña de los Reyes Católicos, fue la más parecida a su madre. De cabello rojizo, rostro sereno, graciosa y sagaz, llegó a ser, según Shakespeare, “Reina de todas las reinas y modelo de majestad femenina”. Cuando abandonó su amada Granada rumbo a Londres, en 1501, apenas adolescente, para casarse con el príncipe de Gales, Arturo Tudor, no imaginaba que sería viuda pocos meses después. La joven quedó desolada. Ni sus padres querían renunciar a la alianza ni Enrique VII perder la dote. El propio rey quiso desposar a la joven pero Isabel la Católica no lo permitió.

La vida privada del emperador de Almudena de Arteaga

Carlos, un adolescente tímido y soñador, se ve obligado a sortear los obstáculos del camino a la Corona Española y al Imperio. Convertido en un hombre capaz de poner los sentimientos propios y ajenos al servicio de un ideal, se resiste a caer en la trama urdida por su hermana, con la ayuda de embajadores y cardenales, para casarlo con la mujer adecuada que le acompañe en el gobierno del Imperio. Narrada por su mejor consejero: su hermana Leonor, reina de Francia.

Capricho de Almudena de Arteaga

Goya, el más ?el cronista de su tiempo, cede a los apasionados caprichos de tres de sus musas sin medir las consecuencias que estos desatinos le pueden deparar. La condesa-duquesa de Benavente, la duquesa de Alba y la condesa de Chinchón, como el reflejo de la sabiduría, la seducción y la dulzura, tres de los atributos que el pintor más admira en la mujer, resucitan en esta novela para guiar al lector por el languidecer del siglo xviii y el convulso nacimiento del xix.

La estela de un recuerdo de Almudena de Arteaga

En un tiempo convulso, dos jóvenes vivieron una historia de amor imposible, emocionante y dramática. Esta es una bella historia de amor que arranca el 14 de abril de 1931 y termina al inicio de la guerra civil. La familia del duque del Infantado está en el punto de mira de todos los republicanos pero no dejan de luchar por el regreso del rey Alfonso XIII a España. Los disturbios en el Círculo Monárquico, la quema de conventos, el alzamiento de Sanjurjo, el primer voto de la mujer y la constante inestabilidad política quedan dibujados