Category Archives: Erótico

Sophie’s Sweet Temptation de L. J. Anderson

Sophie de dieciocho años está muriendo por finalmente sentir la pasión, de experimentar lo que es el sexo, pero todos los chicos de su edad no sólo la aburren, sino que la sola idea de estar con uno realmente no la excita. Un fin de semana en la casa de su mejor amiga Abby, Sophie se topa con el padre de Abby quien generalmente está ausente por negocios. Soltero y en sus cuarenta, el Sr. Taylor inspira en Sophie el tipo de lujuria que todos los muchachos de su escuela sólo podrían soñar provocar

Pasa la noche conmigo de Megan Maxwell

Dennis es un atractivo profesor brasileño que durante el día da clases en un instituto de Alemania y por las noches imparte clases de forró, un baile típico de su país. Cuando el curso escolar acaba, recibe una oferta de trabajo en un refinado y reputado colegio británico, y él la acepta sin dudarlo. Su llegada a Londres le resulta muy interesante. Nuevos aires, nuevas conquistas y antiguas amigas que le enseñan la ciudad y que en seguida le hablan de los locales swinger, a los que acudirá para disfrutar del intercambio de pareja y de la clase de sexo que a él le gusta practicar con las mujeres

No te he olvidado de Noe Casado

El esperado desenlace de No te pertenezco. No siempre es bueno ganar, pues de las victorias nada se aprende. Poco a poco conseguí que mis aspiraciones se hicieran realidad, tomando decisiones controvertidas pero siendo muy consciente de asumir después las consecuencias. Hubo momentos en los que nadie pareció comprenderme y en los que me faltó apoyo, a pesar de vivir rodeada de seres queridos. Lo tenía todo, pero era incapaz de sentirme bien conmigo misma

El hombre sentado en el pasillo de Marguerite Duras

El hombre sentado en el pasillo describe, con la aparente frialdad de quien observa algo que le sobrecoge. A su vez, el protagonista de El mal de la muerte, aquejado de la imposibilidad de amar, contrata por unas noches a una joven en cuyo cuerpo él espera aún encontrar esa vida que le va. Marguerite Duras alcanzó una rara perfección con estas dos obras, que ahora publicamos juntas

Prometida por conveniencia de Gema Pérez

En Prometida por conveniencia, Valeria cuestiona su destino preestablecido y su deber como reina. ¿De veras existe el libre albedrío? Sí, cada quien tiene en cada momento la capacidad de tomar sus propias decisiones. ¿O es solo un espejismo?.Puede que esas decisiones ya hayan sido tomadas, más bien, preparadas, desde tiempos incontables.

La sumisa insumisa de Rosa Peñasco

Paula es trabajadora, treintañera, hiperactiva, freelance, divertida y ávida de experimentar la vida. Su curiosidad la lleva a un mundo totalmente inédito para ella: los chats eróticos. Lo que en principio comienza como un merodeo divertido por distintas salas acaba convirtiéndose en algo más en el momento en que conoce a AMOSAPIENS, un usuario con el que habla habitualmente acerca de su forma de entender el sexo y del que recibe continuas insinuaciones sobre la posibilidad de fantasear con una relación de dominación entre ambos

Lo que desea una mujer de Susan Stephens

Si pudiera no jugarse el corazón… El conde Roman Quisvada era el playboy italiano por antonomasia. Por eso, cuando la circunspecta Eva Skavanga se presentó en su isla del Mediterráneo con una propuesta empresarial, a Roman le interesó mucho más el placer que podía proporcionarle su boca. Él no era el tipo de hombre que una virgen elegiría para estrenarse, pero Eva, que era un chicazo, estaba empezando a disfrutar con sus atenciones, hacían que se sintiera como una mujer de verdad

Tres noches contigo de Merline Lovelace

¿Era una aventura o el amor verdadero? Texas era el lugar perfecto para pasar unas vacaciones cálidas. Justo lo que la doctora Anastazia St. Sebastian necesitaba antes de tomar la decisión más importante de su carrera. Entonces hizo su aparición el atractivo multimillonario naviero Mike Brennan, quien insistió en invitarla a cenar cuando ella salvó a su sobrino. Pero una noche llevó a otra. Y tres noches de diversión en el dormitorio de Mike no fueron suficientes. Zia quería enamorarse, pero ¿cómo hacerlo cuando lo que Mike deseaba era lo único que ella no podría darle nunca?

Los chicos del calendario de Candela Kios

Soy Candela Ríos, una chica normal con una vida corriente… O al menos lo era hasta que mi novio, ahora ex, me dejó por Instagram. ¡Por Instagram! Por si eso fuera poco, Abril, mi mejor amiga, me grabó sin que me diera cuenta y colgó el vídeo en Youtube. Así nacieron “Los chicos del calendario” y así empezó el año más excitante de mi vida. Se supone que tengo que recorrer España y buscar un chico que valga la pena

Cautivos de la oscuridad de Nalini Singh

Un policía humano y una psi-justo unen sus mentes contra una trama asesina, y sus corazones quedan a merced de una fuerza mayor. La cautivadora octava entrega de la serie de romántica paranormal Psi/Cambiantes. El trabajo de Sophia Russo como psi-justo supone penetrar en los recuerdos de los peores criminales para obtener pruebas que faciliten su condena. Pero sus días en el cargo están contados, pues la tarea que desempeña erosiona poco a poco su control mental

El mal de la muerte de Marguerite Duras

En la línea de El hombre sentado en el pasillo (La sonrisa vertical 34), la gran escritora francesa Marguerite Duras contempla en El mal de la muerte a un hombre aquejado de un mal terrible, devastador, que lo mata en vida : el de la impotencia de amar. Este hombre, en un intento desesperado de supervivencia, alquila por unas noches a una joven en cuyo cuerpo él espera aún encontrar, al menos por primera y última vez, esa vida que se le va, que se le ha ido ya? o que jamás tuvo

Los cuadernos de don Rigoberto de Mario Vargas Llosa

Rigoberto, un maduro empleado de una compañía de seguros, combate su banal existencia con una rica imaginación que va plasmando en cuadernos. Todo lo que Rigoberto no se atreve a hacer, no se atreve a vivir por sí mismo, sus audacias y aventuras imaginadas, sus deseos ocultos, van quedando reflejados en estas anotaciones que lo distancian cada vez más de su vulgar existencia. Los cuadernos son como un baúl del que se van extrayendo inesperados relatos, atesorados por el personaje con mayor celo que si fueran reales, y constituyen un refinado compendio de la imaginación erótica