Category Archives: Ensayo

El arte de la felicidad de Dalai Lama y Howard C. Cutler

A menudo los sentimientos simples son los más difíciles de expresar, y necesitamos una voz sabia que nos guíe para conocernos mejor y ejercer esa compasión afectuosa que nos une a los demás. En El arte de la felicidad es el Dalai Lama quien nos habla, y de él recibimos el mensaje sereno de un hombre que ha conquistado la paz interior y sabe que la felicidad no es un don, sino un arte que exige voluntad y práctica

Una breve historia de casi todo de Bill Bryson

Autor: Bill Bryson. Año: 2005. Categoría: Ciencia, Ensayo. Formato: PDF + EPUB. Sinopsis: Bill Bryson aborda materias tan terriblemente aburridas como geología, química y física, pero lo hace de forma tal que resultan comprensibles y amenas. La cuestión es cómo sabemos lo que sabemos. En sus viajes a través del tiempo y del espacio Bryson se topa con una espléndida colección de científicos asombrosamente… Read More »

20 grandes conspiraciones de la historia de Santiago Camacho

Autor: Santiago Camacho. Año: 2005. Categoría: Ensayo, Esoterismo. Formato: PDF + EPUB. Sinopsis: Frente a la historia oficial y consensuada que nos han enseñado apenas podemos pensar que existan otras posibilidades… pero existen, aunque en muchas ocasiones permanezcan ocultas. ¿Pisó realmente Neil Armstrong la Luna? El hecho de que Hitler, Rudolph Hess o Himmler fueran ocultistas practicantes ¿influyó en el desarrollo de la Guerra… Read More »

Roma Invicta de Javier Negrete

Esta historia comienza el año 146 a.C. cuando los romanos, tras añadir Grecia a sus numerosas provincias, emprendieron su tercera guerra contra Cartago. Los cartagineses se defendieron con uñas y acero pero nada pudieron hacer ante el poder imbatible de las legiones comandadas por Escipión Emiliano.Tras Cartago cayó umancia; Mario venció a Yugurta y después se enfrentó a la amenaza de los misteriosos pueblos del norte; Pompeyo arrasó las riquezas de Oriente y César conquistó las Galias

Vigilar y castigar de Michel Foucault

Quizás hoy provoquen vergüenza nuestras prisiones. El siglo XIX se sentía orgulloso de las fortalezas que construía en los límites de las ciudades y, a veces, en el corazón de éstas. Se complacía en esa nueva benignidad que reemplazaba los patíbulos. Se maravillaba de no castigar ya los cuerpos y de saber corregir en adelante las almas.